Correspondencia entre el guerrillero realista Vicente Benavides y el jefe realista Juan Francisco Sánchez, 4ª Parte.

Formulario de búsqueda

Miércoles, 26 Junio, 2013

Correspondencia entre el guerrillero realista Vicente Benavides y el jefe realista Juan Francisco Sánchez

Continuando con la difusión de documentos históricos relativos a la historia de Chile y a la historia militar chilena, se expone ahora el cuarto y último de los cuatro documentos que hemos seleccionado y que están guardados en un volumen del Fondo Ministerio de Guerra del Archivo Nacional Histórico, el cual contiene correspondencia sostenida entre Vicente Benavides (el muy conocido líder guerrillero realista que combatió a los patriotas chilenos en el marco de la campaña denominada “Guerra a Muerte”, sostenida en el sur del país) y el jefe militar realista Juan Francisco Sánchez.

Se pueden apreciar, entre otros aspectos, el valor que la autoridades realistas en América daban a la acción guerrillera impulsada por Benavides, en favor de la causa del Rey de España; también se advierte la colaboración que Benavides pudo obtener de los indígenas de la Frontera araucana, destinada a combatir a los patriotas; además, se percibe la ayuda que a Benavides y sus hombres les iba llegando por mar, para procurar su manutención y un adecuado armamento con el cual luchar.

Con esta fecha digo al comandante de
las fuerzas armadas del Rey,
capitán don Vicente Benavi-
des, lo siguiente:

“El día 1º del corriente ha
llegado a mis manos el oficio de
V. fecha 17 de abril próximo pasado
en que me comunica su situa-
ción actual de Yumbel con
ánimo de atacar a Concepción
y fuerza reunida en el Porte-
zuelo compuesta de los disper-
sos que no pudieron oponerse
a su arrogante y decidida
división, siguiendo en todo mis
instrucciones, cuya noticia me
ha sido muy plausible, y la
he celebrado por no haber te-
nido alguna desde mi sali-
da de Tucapel. La escasez
del Erario y municiones no
me permitieron mandar a
V. desde aquel campamento más
que las que le llevó Villagrán

[continúa en el reverso de la misma foja]
y desde la Imperial ofrecí
dirigirle lo que no pude __ [ilegible]
lizar por haber asaltado al
conductor de Valdivia Mena [al parecer] ___ [ilegible]
los naturales de Cura y Tirúa, los
que le obligaron a retirarse has-
ta Toltén habiéndole robado
mucho añil. Azócar regresa
a esa hasta encontrar
a V. con la mayor brevedad
dándole la noticia, de que por
la goleta “Alcance” que acaba
de llegar a esta del Callao
y debe es recalar a Tubul
o Lebu recibirá V. quinien-
tos pesos en plata, cuatro far-
dos de azúcar, un tercio de
yerba, uno id. de añil, doce
piedras de sal, dos resmas
de papel, dos quintales de
fierro, treinta docenas de
pañuelos de gasa, seis car-
gas de municiones y qui-
nientas piedras de chispa,
no yendo fusiles, ni sables
por no haberlos en la actua-
lidad. Esta determinación
es la más segura para que

[continúa en la siguiente foja]
prontamente reciba V. auxilios,
pues por tierra en la ac-
tual estación no podrían lle-
gar en un mes, e irían expues-
tos: no obstante se harán
sus esfuerzos para verificarlos
con frecuencia según se pueda y
lo permita el estado del erario
que aunque ha recibido algo
de Lima es poco para las mu-
chas atenciones del ejército. Por
disposición del Excmo. Sr. Virrey
del Perú queda la División
Española unida a este ejército,
y se están organizando los
cuerpos y formando el primer
batallón de Cantabria, cuyo
coronel es don Fausto del
Hoyo. Es sumamente interesan-
te el que se continúe por esa
provincia la guerra contra
los insurgentes a lo que V. de-
be pretender sin esperar a que
derribado el coloso de Buenos
Aires, contra quien ya esta-
rá inmediato el Real Ejército
que debió de salir de Cádiz y
que venga contra Chile toda la
fuerza unida de nuestras armas

[continúa en el reverso de la misma foja]
para exterminar de una vez
el germen revolucionario. Yo
no tardaré en volver a esa pro-
vincia, pero iré bien acompaña-
do según dije en Angol, en Tu-
capel y por todo el camino
a los naturales, asegurándo-
selo con toda verdad. Esta
plaza necesitaba refuerzo por
su mucha importancia y porque
la División Española podría
tener destino por el Excmo. Sr.
Virrey, a quien recomendaré el
mérito de V. y haré lo mis-
mo con todos, de los que V.
me informe sean acreedores
a grados y cruces, pues así
también me lo encarga el
citado Sr. Virrey para cuan-
tos pelean con fidelidad en
ese territorio. Quisiera que
V. me pasara noticia de cuan-
tos individuos se hallan incor-
porados en la división de su
mando, de los que desde Angol
se separaron de los cuerpos del
país y de la División Peninsu-
lar para ponerlos en revista

[continúa en la siguiente foja]
como empleados en esa provincia y
que gozen su haber, con cuyo co-
nocimiento se sabrá también
a los que andan dispersos, o se ha-
yan pasado al enemigo. Por
mi parte dará V. gracias a
esos soldados valientes, a quie-
nes luego me uniré, dándome
Dios vida y salud. El capitán
Juan Sáenz que vino de guía
en nuestra marcha regresó a
esa, y lleva oficios para V. y co-
mandante de Arauco. Azócar
lo encontró en Toltén y en
mal tiempo dilatará su viaje.”

Lo que transcribo a V. para su
inteligencia y gobierno en caso de algún
accidente desgraciado que pudiera
sobrevenir al citado Benavides.

Dios guarde a V. muchos años.
Cuartel general, Valdivia, 5 de mayo de 1819.
Juan Francisco Sánchez.
[rúbrica]

Sr. comandante de Arauco
Don Juan Millán

FUENTE: Cuartel General, comunicación, de Juan Francisco Sánchez para Juan Millán, Valdivia, 5 de mayo de 1819; contenido en Volumen 52, “Documentos relacionados con Vicente Benavides, 1817 – 1822”, Fondo del Ministerio de Guerra, Archivo Nacional Histórico, fojas 27, 28 y 29.