FRAGMENTO DE CARTA A DOÑA ISABEL RIQUELME

Formulario de búsqueda

Sábado, 1 Febrero, 1800

Cádiz, 1º de febrero de 1800.

¡Cuán grandes tristezas, señora mía, no he pasado yo por usted, sin tener una sola cartita de usted para mi consuelo!, yo que tanto me he esmerado en escribirle, no solamente a usted sino también a mi maestro el reverendo padre fray Francisco Ramírez, procurando saber de usted de todos modos. Pues ahora le pido por aquel amor de madre debido a un hijo, por mis trabajos, por mi amor, y en fin, por el padre que me dió vida, que no me deje usted de escribir a Buenos Aires, donde espero recibir carta de usted dirigida a casa de don Juan Ignacio Escurra, a quien iré recomendado.
Le pido me encomiende a Dios, como yo la encomiendo a usted en todas mis oraciones, pues los peligros que tengo que pasar son bien grandes, pues las mares están llenas de corsarios y buques de guerra ingleses. No obstante, nuestra embarcación va bien armada.

VICUÑA MACKENNA, El ostracismo de O'Higgins, pág. 63.