LAS GUERRAS DE CHILE Y PERÚ. SUS HISTORIAS

Formulario de búsqueda

Esta nueva obra del profesor Sergio Villalobos de alguna manera es la continuación de su libro “Chile y Perú. La historia que nos une y nos separa”, publicado en el año 2001. En el primer libro sobre esta temática, el autor aborda la relación histórica de estos dos países desde diferentes ángulos; en cambio, el libro que hoy presentamos se centra principalmente en los fenómenos bélicos.

La gran mayoría de los historiadores chilenos han tratado las contiendas bélicas con Perú y con Bolivia con especial prudencia, y con un genuino esfuerzo de objetividad (actitud en la que destaca Gonzalo Bulnes); también, a menudo y con justificada razón, estos escritores dedican párrafos para reconocer la habilidad y la hidalguía de Grau, o el patriotismo y la valentía de Bolognesi. Se puede afirmar que los autores chilenos más confrontacionales han sido Francisco Machuca y Nicanor Molinare, ambos veteranos de guerra que publicaron principalmente entre los años 1911 y 1930.

Sergio Villalobos no pretende avivar la confrontación, pero en su texto uno fácilmente puede adivinar cierto cansancio hacia aquella historiografía que, basándose en mitos y en inexactitudes, responsabiliza solo a Chile de sus desgracias en el campo bélico.

El libro comienza con una interesante introducción del propio autor, quien en sus primeras líneas nos recuerda que las guerras producen efectos inmediatos y de mediana duración. Pero que también hay consecuencias de más largo tiempo, no referidas aspectos materiales, sino que afectan al campo del espíritu, cual es el recuerdo y el cultivo de la historia.

Agrega más adelante que tratándose de las guerras de Chile y el Perú, más el agregado de Bolivia, la prolongación mental de las luchas ha sido evidente, renovándose de vez en cuando las hostilidades por la aparición de escritos de diversa índole o por las contingencias de la política y roces de cualquier tipo.

Continúa el profesor Villalobos diciéndonos que la beligerancia historiográfica recrudece debido a la existencia de odios, complejos y animosidades, que son más marcados en los pueblos vencidos. Pero la gran derrotada, al fin, es la historia y cabe restañar sus heridas. El propósito de estas páginas, según su autor, es el rescate de la historia, sin que pensemos –agrega el autor- en ser los depositarios definitivos de la verdad, porque estas materias nunca están terminadas y la historia siempre admite ser reinterpretada. A pesar de ello, el autor reclama al lector que sea valorada la objetividad de estas páginas y su apego a las fuentes.

Después de leerse esta breve, pero indispensable introducción, el libro se prolonga por un poco más de doscientas páginas hasta llegar a la conclusión que, extrañamente, ocupa sólo página y media. Con seguridad, el autor ha preferido no insistir en la obviedad de sus planteamientos, dejando al lector que obtenga sus propias conclusiones.

Ese mismo lector dará vuelta las páginas del libro con agilidad porque no está construido en el formato academicista y la información aquí no va decantando desde lo oscuro a lo claro, desde la confrontación de los hechos historiados con la teoría historiográfica. El autor ha preferido una estructura ágil que está dividida en cuarenta y cuatro subtítulos que recrean etapas de la historia bélica de ambos países, los que están ordenados de manera cronológica, sin detenerse en la descripción de episodios, sino que analizando la manera cómo ellos han sido abordados por los historiadores chilenos y peruanos.

Pero otra razón para que la lectura se deslice con agilidad, es la calidad de la prosa de su autor, la que se asemeja a la de una conversación o a la de un profesor impartiendo una clase. A algunos investigadores jóvenes se les recomienda imitar este estilo literario.

Pero cierta animosidad contra Chile no se origina sólo en la Guerra del Pacífico. Hay resquemores que dejó la Guerra contra la Confederación Peruano - Boliviana; y también se cuestiona la participación de nuestro país en la Guerra contra España. Y la propia intervención chilena para que el Perú lograra su independencia origina resquemores.

Tal vez la razón más profunda radique en la existencia de una pobre Capitanía General, que a pesar de estar ubicada en un rincón del mundo y flanqueada por dos virreinatos, sorprendió a la América Hispana con una abismante y ejemplar evolución política, y un admirable progreso económico y social.

Para establecer esta comparación entre el desarrollo político de ambos países, el profesor Villalobos cita al destacado historiador peruano Jorge Basadre, quien, muy elocuentemente, contrasta la Constitución chilena de 1833 con las cartas fundamentales que había tenido el Perú durante el siglo XIX; también compara la sucesión ordenada de mandatarios chilenos con el accidentado devenir político y administrativo peruano.

Don Sergio Villalobos también reflexiona acerca de las causas estructurales relacionadas con los resultados de las guerras entre los Estados. También en este aspecto, las realidades políticas, sociales y culturales de Chile y Perú eran muy disímiles. En el caso de este último país existían fuertes tensiones sociales y raciales internas, aparte de desencuentros entre personalidades de la élite peruana, lo que explica en buena parte la conducción política y militar de la guerra de parte de las autoridades de este país.

Hacia el final de su libro, don Sergio Villalobos da cuenta de la esencia del trabajo de la investigación histórica, cuyo método elemental fue creado por los historiadores positivistas del siglo XIX. Si bien en la actualidad ya no se hace historia tal como lo hizo en su tiempo Diego Barros Arana, aquellos maestros establecieron las reglas básicas del trabajo historiográfico, las cuales perduran hasta el día de hoy. Esto se señala a raíz de ciertas tendencias posmodernas que valoran demasiado el pensamiento especulativo dentro de la labor del historiador.

En fin, estamos frente a una obra que recoge años de estudio y de experiencias de investigación que merece ser leída tanto por estudiosos, como por el público en general, sobre todos en estos tiempos que corren en la actualidad, cuando la historia de nuestro continente sudamericano aparece muy agitada desde el punto de vista de las relaciones internacionales. La actual coyuntura de nuestras relaciones con el Perú hace muy necesaria la consulta de este libro, ya que sólo una mirada histórica permite tener una visión global de este tema; de hecho, ella nos hace entender cómo se ha llegado a la actual situación.

En suma, recomendamos fervientemente la lectura de este libro que se suma a la fecunda producción del profesor Villalobos.

Marcos López Ardiles
Presidente de la Academia de Historia Militar

Añadir nuevo comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.