LOS CONFINADOS EN JUAN FERNÁNDEZ

Formulario de búsqueda

Cuando se consumó el triunfo realista en Rancagua –los días 1 y 2 de octubre de 1814- muchos habitantes de Santiago emigraron a Mendoza, escapando de las represalias que podían ejercer contra ellos las nuevas autoridades monárquicas. Sin embargo, varios otros no pudieron cruzar la cordillera por distintos motivos y no tardaron en caer en las manos de los realistas. Ellos terminaron siendo confinados a la isla de Juan Fernández, donde vivieron en muy precarias condiciones hasta marzo de 1817. Se trataba de 69 ilustres patricios chilenos, de 9 distinguidos sacerdotes, y de otras 14 personas entre las que se contaban familiares y criados de los primeros, los que optaron por cuidar a sus padres, o patrones. Pero, una vez ocurrido el triunfo patriota en Chacabuco – el 12 de febrero de 1817- el Director Supremo, Bernardo O’Higgins, ordenó repatriar a estas personas, enviando para ello al bergantín “Águila” bajo el mando del capitán Raimundo Morris. Esta embarcación llegó a Juan Fernández el 24 de marzo de 1817 y aquellos confinados se hicieron a la vela el día siguiente, llegando a Valparaíso el día 31 del mismo mes, en medio de la alegría de sus familias, pues muchos vecinos de Santiago habían viajado especialmente al puerto a presenciar dicho arribo. Entre los antiguos prisioneros figuraban Juan Enrique Rosales, Agustín de Eyzaguirre, Ignacio de Carrera y Francisco de la Lastra. Todas estas personas, estando en cautiverio en la mencionada isla, hicieron un juramento a la Virgen de Dolores consistente en que, si algún día recuperaban su libertad, fundarían una institución destinada a socorrer a los enfermos desvalidos. Esa entidad efectivamente fue establecida y perdura hasta hoy, y se denomina Instituto de Caridad Evangélica --también conocido como Hermandad de Dolores-- y es la fundación de beneficencia más antigua de nuestro país.

Hoy, 17 de marzo, en ceremonia encabezada por Su Excelencia, la Presidenta de la República y realizada a bordo del buque Aquiles, la Armada de Chile recordó los doscientos años del zarpe del bergantín Águila, que fue comisionado por el General O’Higgins para traer de regreso al continente a los cautivos de Juan Fernández.

Academia de Historia Militar