BATALLA DE MILLARAPUE

Formulario de búsqueda

Sábado, 30 Noviembre, 1557

30 de noviembre de 1557

RESEÑA SOBRE LA BATALLA DE MILLARAPUE(1)

Tras la muerte del gobernador Pedro de Valdivia en manos de los mapuches y, al enterarse de dicha noticia el Rey, este nombró como gobernador de Chile a Jerónimo de Alderete, quien, mientras viajaba a su nueva gobernación, falleció en el camino. En su reemplazo, el virrey del Perú, don Andrés Hurtado de Mendoza, nombró a su hijo García.

La llegada de este nuevo gobernador trajo nuevos aires al territorio y energizó los alicaídos ánimos de los conquistadores. Entre otras obras, García Hurtado de Mendoza recorrió todo el territorio, distribuyó la tierra y refundó la ciudad de Concepción, ordenando al mismo tiempo su repoblamiento. Los refuerzos llegados con este gobernador establecieron las intenciones españolas de permanecer en Chile. Esto, lejos de amilanar a los indios, solo contribuyó a soliviantar sus ánimos.

Mientras más Hurtado de Mendoza se internaba en ese territorio, más ofendidos se sentían los indígenas y así éstos le siguieron sus pasos, aguantando los abusos que suscitaba esa marcha. Tras una breve estadía en el fuerte de Andalicán, Hurtado de Mendoza se traslada hasta el sitio de Millarapue, donde estableció campamento.

El 30 de noviembre de 1557, cuando los españoles anunciaban la misa al toque de trompetas, los indios, que se contaban en más de ocho mil y al mando de Caupolicán, atacaron el campamento desde tres flancos diferentes. La defensa española fue tenaz, organizada y precisa. La victoria favoreció a las armas de los españoles y los indígenas se dispersaron por la región, aunque no vencidos del todo.

NOTA

(1) Academia de Historia Militar. “Atlas Histórico y Militar de Chile.” Ediciones Academia de Historia Militar. 1ª Edición. Santiago de Chile. pp. 29 – 30.