COMBATE O DESASTRE DE CANCHA RAYADA

Formulario de búsqueda

Martes, 29 Marzo, 1814

29 de marzo de 1814
(No confundir con la Sorpresa o Desastre de Cancha Rayada del 19 de marzo de 1818.
http://www.academiahistoriamilitar.cl/?q=node/4134)

El 29 de marzo del año 1814, los vientos de guerra ya se habían desatado sobre la población chilena. La Patria Vieja comenzaba a ver su fin y la causa patriota se encontraba en un penoso estado de desesperación. Sin embargo, con grandes esfuerzos, y en virtud del avance realista que ya se dejaba caer sobre las cercanías de Talca, se había logrado organizar una fuerza capaz de ir en socorro de aquella ciudad. Esta fuerza quedó al mando del comandante Manuel Blanco Encalada, quien si bien tenía la experiencia necesaria para liderar una fuerza que ascendía a mil cuatrocientos hombres, tanto sus oficiales como su tropa carecían de las nociones básicas necesarias para entrar en combate y no tenía tiempo para someterles a los rigores de la disciplina. Aun así, Blanco Encalada llevó a cabo la misión poniendo de sí lo mejor que podía dar en esos momentos, dadas las condiciones de las tropas. Marchó sobre Talca sorteando una serie de inconvenientes, lidiando con la indisciplina y la inexperiencia de su gente.

Su contendor, el comandante Ángel Calvo, le esperaba en la ciudad de Talca. Contaba con poco más de 300 hombres, de acuerdo al relato de Barros Arana, todos veteranos y disciplinados. El mencionado comandante era un antiguo patriota que se había pasado al bando realista hacia el final del sitio de Chillán, y tenía perfectamente claro que si bien no tenía la ventaja numérica, la experiencia de sus hombres compensaba la situación. “Hombre activo y resuelto, Calvo se conquistó en poco tiempo la confianza de los jefes realistas; y en el mando de las fuerzas de Talca desplegó tanta firmeza como sagacidad” (1) . Sagacidad de la que se valió para ganar tiempo y engañar a sus enemigos, efectuando movimientos de tropas y adecuándolas de manera tal que, una vez llegado el momento del ataque, pudiera contar con las cosas a su favor.

Blanco Encalada se presentó con sus tropas primeramente en Quechereguas, en las cercanías de la ciudad de Talca, a donde Calvo envió un emisario pidiéndole que escogiese un lugar apropiado en donde llevar a cabo el enfrentamiento militar. Se escogió el mismo sitio en donde estaban y en un comienzo pareció que la victoria sería de las armas patriotas. Mas, durante la evolución del combate, llegaron refuerzos realistas que obligaron a Blanco Encalada a retroceder hasta Cancha Rayada, perdiendo el dominio del campo de batalla, principalmente por el caos producido, la inexperiencia, y la fuga de oficiales y de tropa hacia Santiago. Posteriormente los realistas victoriosos regresaron a Talca “conduciendo trescientos prisioneros, toda la artillería de la división patriota y una cantidad considerable de fusiles, caballos, municiones y equipajes. En el mismo día partieron para el sur los emisarios de Calvo a comunicar a Gaínza la noticia de un triunfo tan espléndido como inesperado.” (2)

Por:
Carolina Herbstaedt M.
Historiadora UAI.
Academia de Historia Militar

Bibliografía:
1.- Barros Arana, Diego. “Historia General de Chile.” Tomo IX. Rafael Jover Editor. Santiago 1888. pp. 385
2.- Ídem. Pp. 309